Florece siempre, aunque no sea primavera

El viaje más maravilloso que realizaremos se llama vida. Es un viaje impredecible y con muchos obstáculos fuera de nuestro control, pero a la vez, lleno de luz, crecimiento y satisfacción.

Solo podemos florecer cuando estamos verdaderamente arraigados en nosotros mismos, tenlo en cuenta al viajar” 

Alexandra Elle

En este viaje podemos elegir a algunos de nuestros compañeros y a otros la vida misma los embarca en nuestro camino para llevarnos al crecimiento. Este camino es algunas veces luminoso, armónico e incluso gracioso; otras veces, es una vorágine de emociones encontradas, grises y difíciles de afrontar.

Pero no importa en qué circunstancia de la vida nos encontremos, lo más importante es recordar que siempre debemos de florecer. Nuestra tenacidad inspirará a otras personas a enfrentar sus propios desafíos.

Este cuadro representa la valentía para ser luz en cualquier circunstancia. Nos invita a florecer e irradiar a otros que tocarán nuestra vida, a veces suave y brevemente como lo hace la mariposa, pero cuyo vuelo llegará más lejos por habernos encontrado.

Recuerda: florece siempre, aunque no sea primavera.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *